x

x

Quieres saber cómo poner el pelo afro?

Quieres saber cómo poner el pelo afro de una manera sencilla y original?

    • Humedece tu cabello antes de acostarte.
    • Divide tu cabello en ocho secciones, separándolas desde tu frente hasta la parte trasera de tu cuello. Para ello puedes ayudarte de un peine.
    • A continuación, realiza una trenza francesa en cada una de las secciones en las que has dividido anteriormente tu cabello. Esa noche deberás dormir con dichas trenzas.
    • Cuando te levantes a la mañana siguiente , destrenza tu cabello. Con la ayuda de tus dedos realiza pequeños rizos y, a continuación, divide cada una de las ocho secciones en las que separaste el pelo en cuatro más. Si te resulta más fácil puedes ayudarte de un peine.
    • Toma un peine para peinar cada una de las cuatro secciones anteriores. Para ello debes peinar desde el cuero cabelludo hacia la parte externa hasta que consigas un resultado afro

Consejos para lucir un pelo afro perfecto

Si te decantas finalmente por el pelo afro ten en cuenta:

  • Si decides aplicar productos para tu cabello, utiliza aquellos naturales, que no dañen tu pelo.
  • Asegúrate que, en el momento de deshacer tu trenza, tu cabello está completamente seco.
  • No es conveniente mantener el peinado afro trenzado puesto que puede provocar una irritación considerable en tu cuero cabelludo.

Aquí  unos tips para el cuidado de nuestros cabellos

 

 

1. Usa tus dedos

A diferencia de la creencia popular, los cabellos afro generalmente con finos y tienden a partirse fácilmente si los maltratamos. Al desenredarlo con los dedos y peines de dientes gruesos evitamos el fracturar la hebra, además de ser un ritual de amor a nuestros cabellos y a nuestra afrofemenidad.

2. Elige lo natural

Los sulfatos, las siliconas, parabenos y el sin fin de productos químicos que se han creado para el «manejo» de nuestros cabellos, lo maltratan y deforman. Evita los champús que resecan nuestra hebra, y elige acondicionadores sin siliconas, ya que estos cubren y sellan la hebra del cabello con derivados del petróleo, resecando y bloqueando la hidratación del mismo; péinate con gel de linaza, aplica aceites naturales para el sellado de la hidratación, e hidrata profundamente con productos naturales como aguacate, coco, plátano, huevo.

3. Cubre tu cabello

Nuestros cabellos son naturalmente resecos, por lo que el conservar la hidratación es una tarea que dará sus frutos en un cabello saludablemente hermoso. Al dormir cubre tu cabello o almohada con una funda sedosa, que al contrario del algodón no absorben los aceites naturales del cabello, evitando el friz matutino.

4. No sulfatos, no champú

No es necesario lavar el pelo afro con tanta frecuencia como otros cabellos. Si te aguanta y no te hace falta, quizá incluso puedas espaciar los lavados a una vez por semana. Al fin y al cabo, de algún modo hay que eliminar la suciedad acumulada, para evitar que obstruya los folículos pilosos, lo que puede traer consecuencias para la salud del pelo.

Los sulfatos al producir la espuma dejan al cabello libre de sus aceites naturales y artificiales, dejándolo sumamente reseco. Al utilizar champús sin sulfatos, evitamos esta sensación; el problema es que muchos champús aún sin sulfatos dejan nuestros cabellos con la sensación de resequedad. Existen variadas opciones (co-wash, vinagre de manzana y bicarbonato de sodio, entre otros) que limpian a profundidad el cabello y lo dejan manejable. La cuestión es que este régimen debe ir de la mano con la NO utilización de siliconas, ya que éstas al ser de origen mineral (petróleo) es posible removerlas sólo con los productos detergentes contenidos en champús. Si aún decides lavar tu cabello con champú elige los libres de sulfatos y que contengan productos humectantes.

5. Hidratalo

Nuestros cabellos aman el agua, y mientras más expuesto estén a ella mejor se sentirán, este es un principio que nos choca mucho a las negras, debido a la costumbre de no mojarnos el cabello por el secado y el desriz, y hasta el mito de que el exceso de humedad pudre el cabello. Humedecer nuestros cabellos con atomizador varias veces al día, aplicarnos acondicionadores sin enjuague (que no contenga Hidróxido de Sodio), así como aplicar hidrataciones profundas cuando el cabello lo pide, son hábitos que el cabello agradece.

6. ¡Desenredalo!

Para desenredar el pelo afro, utiliza peines de púas o incluso tus propios dedos. Divide la melena en varias secciones y ve trabajando de puntas a raíz. Ayúdate con agua, aceite o leave-in (acondicionador sin aclarado).

Un hecho sin lugar a duda es que mientras más días dure tu cabello afro sin ser desenredado, mas rebelde se pone y más lo maltratas en el proceso. Así que define una rutina donde mínimo dos o tres veces por semana lo desenredes. No olvides hacerlo utilizando toda el agua, aceites y el acondicionador necesario para no quebrar las hebras del cabello, utilizando tus dedos o peine de dientes gruesos, dividiéndolo por partes para ayudarte, y si prefieres al finalizar péinate con moños, twist o trenzas para proteger y mantener tu cabello sin enredos.

5. Sella la hidratación

Nuestros cabellos tienden a perder la humedad rápidamente y volver a su estado de resequedad fácilmente. Por lo que aplicar aceites o mantecas preferiblemente  naturales, luego de un acondicionador sin enjuague, sella la humedad contenida en la hebra del cabello, lo que lo mantiene por más tiempo hidratado.

En cualquier caso, no frotes la cabeza (por el mismo motivo). Si es posible, déjalo secar al aire. Si no, toma nota de cómo secar pelo sin dañarlo aquí.